ADICUS

#ElGremioUniversitario

Luchamos por tus derechos y tu salario

Luchamos por mejorar tus condiciones laborales

ADICUS se solidariza con las y los profesionales de la salud de San Juan y repudia el accionar del gobierno

Viernes 22 de mayo de 2020

Desde la Asociación de Docentes, Invesitgadores y Creadores de la Universidad Nacional de San Juan queremos expresar nuestra máxima solidaridad a los profesionales de la salud de nuestra provincia por la situación que están atravesando y por las medidas impuestas contra nuestros y nuestras médicas por el gobierno sanjuanino.

 

Por otra parte, repudiamos las sanciones administrativas impuestas a dos profesionales médicos por presuntas responsabilidades en el cumplimiento del protocolo por el COVID-19, como así también la detención de dos médicos en la madrugada de hoy por presuntas irregularidades en la autorización del vuelo Sanitario.

 

Creemos que es imprescindible que el gobierno provincial reflexiones acerca de su forma de responder ante la crisis sanitaria que estamos atravesando todos los sanjuaninos y sanjuaninas. El malestar de la población se vincula con el manejo del Ejecutivo Provincial, no solo del vuelo sanitario que trajo el tercer caso de Covid-19 y el deficiente control del protocolo, sino también por la represión a trabajadores y comerciantes, agravado por al ajuste salarial a los Estatales.

 

gallery/Solidaridad

Ante este malestar generalizado de la población y ante los gremios de la salud que se encuentran reclamando condiciones dignas de trabajo, la respuesta del Gobernador es el amedrentamiento.

 

Nos vemos obligados a repudiar enérgicamente, también, el intento de amedrentamiento de la Policía de San Juan en la casa del Secretario General del Sindicato Médico, estacionando un móvil policial en plena madrugada.

 

Los reclamos laborales merecen respuesta. Lo que se encuentra en juego es la salud de las y los sanjuaninos. La solución no radica en promover amenazas, persecuciones, despidos y utilizar el código penal para amedrentar. La solución consiste en responder a los reclamos, en fortalecer los controles de los protocolos y hacerse responsables de sus errores como administración.